quienes somos

horarios

horarios

domingo, 10 de junio de 2018

RYOKAN LEE EL SHOBOGENZO

Hacia medianoche, una noche de primavera, una lluvia mezclada con nieve
resplandecía sobre los bambúes del jardín.
Yo estaba sentado, solo en la oscura noche de primavera.
intentaba, en vano, apaciguar mi soledad
y mi mano cogió de detrás de mí las obras de Dogen.

En la mesa, bajo la ventana abierta, encendí una lámpara,
Ofrecí  incienso y comencé a leer...

Cuerpo y mente abandonados son la sencilla verdad.
Entre las mil posturas y las diez mil apariencias,
el dragón juega con la joya.
Su comprensión más allá de las normas
libera de todas los errores habituales.
El estilo del viejo maestro refleja la imagen de la India.

Me acuerdo de los tiempos pasados cuando vivía en Entsu-ji,
La enseñanza de mi viejo maestro sobre el Shobogenzo.
Al oírle, cambié de rumbo
y solicité permiso para leerlo y estudiarlo en la intimidad.
Sentí profundamente que, hasta ese día,
sólo había dependido de mis propias capacidades.
Después dejé a mi viejo maestro para ir en peregrinación.

¿Qué lazo existe entre Dogen y yo?
Allá donde voy, practico el Shobogenzo sinceramente.
¿Cuántas veces habré de tocar fondo?
¿Cuántas veces habré de llegar a la esencia?
En esta enseñanza nunca hay atajos.
Entonces empecé a estudiar al maestro de todas las cosas.

Cuando ahora leo las obras de Dogen,
su tono ya no se armoniza con las creencias al uso.
Ya nadie pregunta si es unajoya o una piedra.
Cubierto de polvo durante quinientos años
nadie tiene ojos para reconocer el verdadero dharma.
..Por qué se mostró toda esta elocuencia?

Anhelo los tiempos pasados, abrumado por el presente, mi corazón está agotado.
Esa noche sentado cerca de mi lámpara,
mis lágrimas no podían cesar
y empaparon las obras del antiguo Buda de Eihei.

Por la mañana, mi viejo vecino entró en la cabaña
y me preguntó por qué estaba mojado el libro.
profundamente turbado, quise hablar pero no pude.
me era imposible dar una explicación.
Incliné la cabeza un momento y encontré estas palabras:
La lluvia de la noche pasada ha caído sobre mi biblioteca.

No hay comentarios: